jueves, 21 de junio de 2012

Entrevista a La Muerte:
Primera Parte

E: Entrevistador
M: Muerte
E: Me permite tutearlo.
M: Oh claro. Falta de confianza
E: Gracias. ¿Trabajas solo o hay varios como tú?
M: Ya quisiera. No, no. Siempre he sido yo solo. Digo… no es muy necesario otro.
E: Bueno, yo supondría que cada país tendría una muerte. Me imagino seria más sencillo.
M: Ah, pero si eso de los países es invento de ustedes solamente. Una frontera metálica nada me importa a mí. La única frontera que importa es la que marca el cruce de la vida hacia mi… digamos… jurisdicción… o viceversa. Y bueno, la verdad que, si lo piensas, eso de asignar una muerte por país seria absurdo. La muerte cubana terminaría siempre temprano. La China estaría siempre agotada. La de Alaska se estaría siempre quejando de tener que llevarse muertos congelados y la hawaiana no se llevaría a nadie nunca por estar tomando el sol. ¿Me entiendes? (se ríe)
E: Supongo que si.
M: Seria absurdo. (Se carcajea)
E: Si claro.
M: No, no en serio, lo mejor es una sola. Digo, el trabajo es pesado, eso que ni que, pero ya estoy acostumbrado. Después de todo. Si tengo tiempo libre. ¿Qué otra cosa voy a hacer?
E: Y eso me trae a mi otra pregunta aunque creo que ya la has contestado pero…bien… ¿Tienes ratos libres y de tenerlos qué haces?
M: (Piensa) Ratos libres (piensa) ratos libres pues…Hace millones de años, y te estoy hablando de antes de la gente, los dinosaurios e inclusive la existencia de organismos unicelulares. El mundo era, te podrás imaginar mucho más tranquilo.
E: Claro.
M: Y te voy a decir, pero no para darme aires ni nada de eso, que yo fui el primer ser en existencia.
E: ¿Pero como? No puede existir la muerte sin que primero haya vida.
M: espérame tantito.
E: Para que algo se muera primero…
M: Si, si, espérame.
E: tiene que vivir.
M: Si, lo se pero, regresando a tu pregunta. En aquel tiempo yo fui el primer ser en existencia. Y tan buen trabajo hacia que no dejaba vivir a nada. Eran tiempos muy tranquilos, sin nada que hacer más que mantener cada elemento en su lugar evitando cualquier tipo de desorden. Pero sabes.
E: ¿Qué?
M: Pues que era muy aburrido. Nada que hacer en todo el mundo y por miles y miles de años. Estaba harto (se sobresalta) ¿Sabes?
E: Supongo.
M: De esas veces que no sabes qué hacer, a dónde ir, ni por qué estas ahí ni…nada pero nada. Es algo así como esas mujeres que limpian su casa a tal perfección que luego no tiene nada que hacer mas que romper un vaso o tirar una maceta en el piso intencionalmente tan solo para barrer los pedazos y sentir que hacen algo. ¿Te ha pasado?
E: Eh… no.
M: Pues me pasó a mí. Entonces se me ocurrió dejar caer un vaso. Digo un vaso metafórico claro. Me propuse hacerme el tonto por un tiempo para dejar que otros factores… trabajaran en dejar que los elementos se mezclaran y… ver qué sucedía.
E: Dejaste que naciera la vida.
M: No solo la dejé. Sino que dejé que progresara y de vez en cuando me dedicaba a deshacerme de unos cuantos, digamos que para matar el tiempo. (Se ríe) Matar el tiempo… ¿me entiendes?
E: Si, si (se ríe)
M: Y aunque ésto estuvo bien por algunos miles de años, después de un rato también caí en la rutina. Así que empecé otro pequeño experimento que ustedes titularon evolución.
E: …no entiendo.
M: Pues es que se me ocurrió empezar a llevarme a los más débiles o a los que tenían una característica o a empezar a dejar que progresaran unos y no otros.
E: ¿Seleccionabas a tus víctimas?
M: Ah no no no. (Molesto). Disculpa que te corrija pero conmigo no ha habido una víctima jamás.
E: Bueno es que nosotros asociamos la pérdida de una persona o ser como la victima de la muerte.
M: Y no sabes cuanto me molesta pues no esta más lejano de la verdad. Si en verdad me conocieran.
E: Esa es mi intención con esta serie de entrevistas y le agradezco de nuevo su tiempo.
M: No al contrario gracias por el espacio. Y bien, ¿Estábamos en?...
E: Eee… (Busca en sus notas) Evolución.
M: Eso, evolución. Pues te decía que yo no los escogía. Pero los dejaba, y al que veía incapaz de continuar pues se hacia finito. Y empecé a ver unas verdaderas mezcolanzas y revolturas… si algo es la vida es creativa, eso que ni que, mis respetos en serio. Y por varios años así siguió con animales bípedos, cuadrúpedos y un sin fín de formas, olores y sabores con que entretenerme hasta que...
E: ¿Qué sucedió?
M: Pues la verdad es que aun no lo entiendo. Creo que me emocioné mucho un día y se me ocurrió que ya era tiempo de un cambio y…
E: ¿Y?
M: Pues es que eran unos animales enormes. Tomaban mucho espacio y… bueno, supongo que pude haber dejado a unos cuantos pero… es como esa última fresa en el plato. ¿Si sabes como?
E: Me temo que no.
M: Hubo la ocasión y me llevé algunos cuantos. Después vi desbalanceada la cosa y me lleve a otros y luego a otros y cuando menos lo pensé ya no había ninguno y…
E: ¿Se refiere tal vez a los dinosaurios?
M:… la verdad es que tomaban mucho espacio. Y luego brotaron otras especies, muchas y mucho más enérgicas y pequeñas y… bueno, no se si contesté tu pregunta… ¿Cuál era?
E: Su tiempo libre.
M: ah si, pues... Sí, tuve hace mucho tiempo libre pero…no pienso regresar a eso. ¿Podremos detenernos aquí y dejarlo para otra noche?
E: Claro, muchas gracias.
Fin de primera entrevista: Junio 16 2012, 9:15pm

No hay comentarios:

LA PERSONIFICACIÓN DEL INMIGRANTE MEXICANO EN LA LITERATURA INFANTIL MEXICANA Y MÉXICO-AMERICANA

Telar de cuentacuentos