miércoles, 9 de diciembre de 2015

Relleno


El día de ayer me entregaron mi evaluación docente. La evaluación que los alumnos de bachillerato hacen de forma anónima hacia sus profes. Entre todos los comentarios me llamó la atención uno que decía "La maestra es muy exigente, siendo que, creo yo, literatura solo es una materia de relleno".

Primero me sorprendí, me indigné ante tal opinión aberrante e insensata de este alumno desconocido. Me cuestioné desde los programas de lectura escolar hasta los hábitos de lectura hogareños. 
No obstante después analicé la situación y ahora creo que el alumno (a) tiene toda la razón. La literatura afortunadamente SI es una actividad de relleno. 

Pero no es de la forma menospreciante como lo indica el alumno, sino como un relleno fortuito de aquellos espacios que la ciencia, la Historia y el tiempo no tienen la habilidad para llenar. 
Pienso que la literatura nos llena de la experiencia humana. ¿Qué sería de nuestro conocimiento de la Historia Universal si no fuera acompañada de una narración de los héroes y heroínas, villanos y actores que nos hacen recordar de forma más viva las fechas y lugares de nuestro pasado? ¿Qué de la ciencia sin la ciencia ficción? ¿Qué de la propagación de la especie sin la poesía y las historias de romance? 

Que afortunado comentario me ha dado este alumno sin rostro porque entonces decido ser maestra de materia de relleno, y rellenar a mis alumnos de cuantos cuentos, novelas, mitos, epopeyas y leyendas pueda introducir en aquellos huecos cerebrales de los que aún no se han apoderado las materias que apelan al sentido común y directo, y que te hacen ser un adulto serio y rígido en un mundo serio y rígido.


No hay comentarios:

LA PERSONIFICACIÓN DEL INMIGRANTE MEXICANO EN LA LITERATURA INFANTIL MEXICANA Y MÉXICO-AMERICANA

Telar de cuentacuentos